Estos días muchos hombres y mujeres han de elegir estudios. Deben preguntarse si hacer una carrera universitaria un formación profesional en barcelona, hacia donde quieren orientarse profesionalmente, qué les gustaría ofrecer al mundo. Se trata de una decisión importante para el su futuro y conviene que la tomen impulsados ​​por motivaciones internas, en vez de por presiones o expectativas externas. y sin temor a equivocarse, confiando en que cualquier camino que elijan se convertirá en una experiencia y un aprendizaje necesarios, y que no tiene por qué ser irreversible o definitivo.

Con el objetivo de ayudar chicos y chicas (de 4º de ESO y 2º de Bachillerato) y sus familias y educadores a hacer una buena elección, la pedagoga y escritora Eva Bach y la maestra y formadora Montse Jiménez, desde su proyecto Comunicación Educativa con corazón, han elaborado una infografía con 10 orienta-consejos: “Los queremos animar a poner corazón en la decisión ya confiar en ellos mismos y en la vida. Para que las buenas elecciones no siempre salen a la primera y la prioridad no debe ser la meta sino disfrutar de cada etapa del camino. ”

1. Escucha los sentimientos

Da prioridad a los argumentos que estén en consonancia con tus sentimientos. Piensa y elige teniendo en cuenta lo que te ilusiona o aquello por lo que tienes o puedes tener potencial y capacidades para hacer bien.

2. Y si no tengo una vocación clara?

Algunas personas lo tienen claro enseguida y otros pueden tardar más, no te preocupes. Puedes escoger lo que ames pero puedes también llegar a amar lo que has elegido sin tenerlo tan claro. Incluso puedes idear nuevas opciones en las que tú puedes tener éxito y la sociedad puede necesitar en el futuro.
3. El éxito está dentro de ti

Tenemos una determinada imagen que asociamos a éxito profesional. Pero el éxito tiene que ver con tu actitud hacia lo que haces. Es una sintonía profunda interna con lo que hacemos, con por qué lo hacemos y con para quién lo hacemos. El éxito no circunscrito a una titulación concreta, sino que va asociado a una forma de ser y de hacer.

4. Tú decides

Es tu futuro; puedes pedir asesoramiento a personas que sean importantes para ti o que consideres un referente. Piensa pero que cualquier esfuerzo que suponga la elección sólo lo podrás sostener si ha sido elección tuya. Si te has dejado convencer, tu decisión tambaleará más fácilmente ante posibles dificultades.

5. Referentes que animan

Busca personas que admires profesionalmente y verás cómo han llegado donde están por caminos muy diferentes y no siempre fáciles y directos.
6. Y si pierdo un curso?

Un curso no se pierde nunca si eres capaz de sacar siempre algo positivo. Enfoca como un aprendizaje y si te sirve para conocerte mejor a ti mismo, será bueno aunque no haya sido la opción correcta a la primera.

7. Eh! Todos los trabajos son dignos

Cuenta también con los prejuicios. Lo que acabará dignificando el que harás no será la etiqueta social que tenga la profesión que elijas. Sabes que dignifica? La competencia profesional y el deseo y voluntad de servicio, de aportar algo positivo en tu entorno.

8. La profesión definitiva?

Lo que elijas ahora puede no ser aún definitivo. Puede ser un medio o un camino que te lleve a nuevas salidas. No llegar a la meta deseada en la primera no significa fracasar. A veces necesitamos descubrir y experimentar primero el que no nos gusta para poder saber lo que nos gusta de verdad. Una equivocación no es un fracaso, puede ser una etapa necesaria en el camino hacia el éxito.
9. Consejos pensados ​​para ti

Déjate aconsejar por alguien que piense en primer lugar en ti y que no esté condicionado por frustraciones, rigideces, miedos o expectativas propias, o por creencias limitadoras. Una visión limitativa o sesgada puede condicionar tu elección. Piensa qué personas de tu entorno pueden guiarte y ayudarte mejor.

10. Persevera en el camino

Conserva siempre la ilusión. No te rindas a la primera puerta que se te cierre. La historia está llena de casos de éxito que se salieron después de unas cuantas tropiezos. Persevera.