O’Grady argumenta que la historia del comerciante  de Gran Bretaña se fue con una dependencia económica nacional todavía significativa de las exportaciones para su supervivencia (super sic)”. Es comprensible que sus ideólogos de manera elemental, desde Adam Smith hasta Thatcherism, defiendan fanáticamente para “mercado libre (sic)” (que no es “libre” ni “mercado”), su “razón de ser”: “17 por ciento de la producción nacional derivada de bienes y servicios vendidos en el extranjero”, en comparación con las otras dos potencias marítimas de los Estados Unidos (7 por ciento) y Japón (10 por ciento).

De ello se deduce que los Estados Unidos menos dependientes de su comercio exterior y el comercio globalizado fue un contagio británico teológicamente que Reagan sucumbió. Es decir: si Estados Unidos está protegido después de sus derrotas en todas las áreas de la globalización (el modo “financiero”, por suicidio, el “comercial” frente a China, la “energía” hacia Rusia y el Golfo Pérsico, etc.) puede recuperarse vibrante , como en el siglo XIX, cuando era prácticamente autosuficiente, su fabricación de banderas para crear empleos locales.

No solo los sindicatos que apoyaron a Obama pidiendo una buena parte del paquete de estímulo económico para la industria manufacturera de los EE. UU., Sino que también el vicepresidente Joe Biden defendió las disposiciones neoproteccionistas (incluida la compra de hierro y acero de los EE. UU.) Agregadas por el Congreso (The Independent, 2/2/09), que erizó el pelo de Gran Bretaña, Europa, Canadá y China.

O’Grady nostálgicamente explica cómo Gran Bretaña se benefició como cualquiera en la “integración transfronteriza de la globalización”. Bueno, sí, la “integración” a la anglosfera y la “desintegración” de otros, como México, que, de hecho, es el ejemplo perfecto. del suicidio económico de adoptar el neoliberalismo (realmente se impuso a Salinas Daddy Bush, luego de su fraude electoral).

Ahora, desde De la Madrid Hurtado, es decir, durante 27 años, no solo se estancó en un “crecimiento” mediocre del 2 por ciento (el más bajo de América Latina), sino que, en su fase terminal, con el calderonismo (la condensación del delamadridismo monstruoso, Salinas). , y Foxism Zedillismo), y entraron en el territorio negativo, con toda su hilarante forma de gerenciocracia delirante (el “negocio del gobierno” parásito, el estilo Cemex).

¿Qué sucederá con los flujos de capital que solían refugiarse en Londres, ahora que su banca especulativa postrada es insolvente? ¿Quién reemplazará sus servicios financieros, sus seguros y sus consultores que se han convertido en una adicción ineludible a los pobres de espíritu, que sucumbieron a la intoxicación de la globalización financiera desregulada?