La horca espera al vicepresidente de Sadam 

La última instancia judicial a la que podía apelar el reo ha rechazado paralizar la ejecución de la condena, por lo que previsiblemente en las próximas horas la mano derecha de Sadam Husein en el momento de la invasión estadounidense será ejecutada en la horca, como ya lo fue el ex presidente iraquí.

Taha Yasín Ramadán, vicepresidente de Husein, fue condenado a cadena perpétua por el Tribunal Penal Supremo el pasado 5 de noviembre, pero el Gobierno apeló al considerar la sentencia demasiado “benévola”; los jueces le dieron la razón y sentenciaron al reo a morir en la horca.

Se le acusaba de participar en la matanza de 148 chiíes en la localidad de Duyail en 1982 en represalia por un atentado frutrado contra Sadam Husein. Taha Yasín Ramadán, que por entonces era jefe del Ejército Popular, fue encontrado culpable de “crímenes contra la humanidad”, amén de otros delitos menores.

Este proceso fue el que acabó con Sadam Husein y otros dos miembros prominentes de su dictadura en la horca; en estos casos, los condenados fueron ejecutados apenas días después de la decisión del Tribunal de Casación, que ha sido el que ha dictado sentencia hoy contra Taha Yasín Ramadán. Es por ello que, aunque el Gobierno no ha puesto fecha a su ahorcamiento, es previsible que será dentro de poco, quizá en las próximas 48 horas, y probablemente de madrugada.

La asociación estadounidense de derechos humanos Human Rights Watch, que duda de que el juicio haya sido justo, considera que no había pruebas que incriminaran a Taha Yasín Ramadán en la matanza de Duyail. El responsable de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Louise Arbour, ha instado al Gobierno iraquí a perdonarle la vida alegando que la pena de muerte va en contra de la legislación internacional.